Entrevistas

Hablar de los problemas sociales es hablar en femenino

Edorta Azpiazu

DIRECTOR DE SERVICIOS SOCIALES

Edorta Azpiazu nos presenta en esta entrevista la radiografía social de Donostia, una ciudad con una inmigración reciente con voluntad de superarse y participar socialmente.

Una ciudad en la que se está activando, lenta pero crecientemente, la iniciativa ciudadana voluntaria en beneficio de la comunidad. Y destaca, además, que en los problemas sociales la mujer sigue siendo protagonista…

- ¿Qué servicios se ofrecen desde el Departamento de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Donostia?

El Departamento de Servicios Sociales provee de los servicios a la ciudadanía que está obligado a prestar en función de sus competencias normativas. Resumidamente, podríamos definir éstas en tres ejes:

  • Funcional
  • Colectivos y situaciones sociales
  • Planes transversales.

Desde el punto de vista funcional, ofrecemos la Atención Primaria Social para todo problema o situación que vaya a ser respondida desde cualquier administración (hay siete Centros de Servicios Sociales), garantizamos servicios de atención de urgencia (Centro de Atención Inmediata, Centro de Acogida Social, pisos de emergencia, etc.) y gestionamos servicios de atención que responden a las necesidades sociales de la ciudadanía (Prestaciones Económicas, Servicios de Apoyo en el Domicilio, Apartamentos Sociales, Residencias, Servicios de Atención a Desprotección Infantil, etc.).

Según la perspectiva de atención a colectivos y a situaciones sociales, los objetivos de atención son tan amplios como la realidad social. Trabajamos para las Personas Mayores, las personas discapacitadas, personas en riesgo de exclusión social, el maltrato y la desprotección a colectivos frágiles, situaciones de riesgo social en infancia y adolescencia, etc.

Finalmente, debemos articular respuestas complejas a problemas que exigen una acción conjunta de diversos agentes. Los Planes Transversales nos ayudan a tener en cuenta todos los recursos de una manera coherente en el abordaje de un fenómeno social. Los Planes más importantes que están en marcha son: Plan de Accesibilidad, Plan de Inmigración y Plan de Drogodependencias. Pero es evidente que mantenemos esta misma estrategia de trabajo en otros servicios que también exigen la convergencia de múltiples intervenciones (vivienda social, inserción laboral de colectivos desfavorecidos o personas mayores solas).

- Háganos una radiografía social de la ciudad... ¿Cuáles son los puntos fuertes y débiles de Donostia en esta materia?

En general, se ha producido un aumento y cambio significativo en la demanda de intervención social pública, debido tanto a razones cuantitativas de la parte demandante, cualitativas de la nueva complejidad de los problemas sociales que se presentan, como de la normalización de la percepción de los servicios sociales como un recurso público más, la conciencia creciente del derecho ciudadano a obtener estos servicios o el propio aumento de la respuesta institucional.

Siendo esquemático, diría que las situaciones de desprotección infantil (maltrato, desamparo, abandono) y la violencia por motivo de género, han tenido un aumento verdaderamente grande en nuestra ciudad (las razones no son sólo un aumento real de los casos, sino una mayor conciencia de lo intolerable y una mayor capacidad de detección), los casos de problemas económicos se asocian, aunque con un incremento importante, a colectivos muy concretos (viudas, familias monoparentales, fundamentalmente), la inmigración es un fenómeno que se está incorporando de manera muy moderada y en términos de activo social, el envejecimiento de la población - y, especialmente, el sobreenvejecimiento - se produce con una tendencia creciente y permanente hasta alcanzar una importancia demográfica de primer orden, y se está produciendo una activación de la iniciativa ciudadana voluntaria, lenta pero creciente, en beneficio de la comunidad. Evidentemente, la acción social pública se modula en función de esta realidad contando con los elementos de oportunidad para ajustar la respuesta a una situación dinámica.

Contamos con una ciudad territorialmente y socialmente cohesionada (banda relativamente estrecha entre las situaciones límite en términos de renta, índice de vejez y juventud, etc. y su asentamiento geográfico) en comparación con otras ciudades, con la reserva que se hace al final de esta entrevista. Claro que esto es, en parte, efecto de la pertenencia de Donostia a una conurbación superior que, en términos sociales, es un solo escenario de interacción. Esto obliga a un trabajo en red con los Ayuntamientos del corredor Donostia-Irún.

Considero que los fenómenos y las manifestaciones sociales que se están produciendo en nuestra ciudad se mantienen en los parámetros de un municipio de nuestra dimensión. Quizás, tratando de buscar dos características particulares, debiéramos decir que Donostia mantiene una baja inmigración extracomunitaria y que acoge - tanto en personas como en servicios - un desplazamiento del interior del Territorio de Gipuzkoa a la costa, acentuado por el "efecto capital".

- La ciudad envejece... ¿qué servicios se están poniendo en marcha para las personas mayores?

La acción pública en los Servicios Sociales es una combinación de responsabilidades del Ayuntamiento y de la Diputación. Actuamos conjunta y complementariamente para la misma ciudadanía.

Desde el Ayuntamiento, hemos diseñado nuestra intervención dirigida a Personas Mayores   en tres ejes de actuación:

  • Ocio y participación
  • Alternativas de alojamiento para Personas Mayores Autónomas
  • Persona Mayor en domicilio.

 

En el primer eje nuestro trabajo se centra actualmente en la potenciación de un modelo de Centro Social de Mayores (redireccionamiento de los actuales 24 hogares y centros de jubilado de nuestra ciudad) y en el desarrollo del programa + 55, que empuja a la participación activa de las Personas Mayores en los Centros de Actividades y Servicios dirigidos a toda la ciudadanía (Centros Culturales y Polideportivos).

En el segundo, aún manteniendo determinados servicios de alojamiento (viviendas comunitarias y acogimiento familiar), la apuesta de desarrollo se ha definido en el establecimiento de una cartera de plazas residenciales para las situaciones personales más débiles y que exigen un seguimiento más personalizado, y en la materialización de una red social de apartamentos para personas autónomas, guiada por dos criterios: Acción conjunta con el Ente Público Empresarial de Vivienda - Donostiako Etxegintza y ubicación comunitaria de los apartamentos, tratando de mantener en su contexto social vital a la persona alojada.

Siendo el tercer eje el más importante, hemos considerado que su abordaje debía ser con la incorporación de inicio de las instituciones implicadas: Ayuntamiento, Diputación y Osakidetza. Tras más de una año de trabajo conjunto, se están iniciando, en el marco del programa que hemos denominado "Egokituz", sistemas de intervención conjunta, nuevos servicios, mejora en la comunicación a usuarios, garantía de acción complementaria, etc.

Para finalizar este apartado, las ideas centrales de nuestra actuación a futuro giran en torno a:

  • La conciencia de que los servicios persona - persona son limitados y hay que buscar alternativas complementarias.
  • Debemos anticipar el nuevo marco de actuación que va a imponerse con el futuro Seguro de la Dependencia.
  • La acción conjunta de Diputación y Ayuntamiento debe garantizar sin fisuras itinerarios de atención personal. La suscripción del convenio para la implantación del programa "Sendian" (de apoyo a personas y familias cuidadoras) es un ejemplo.
  • El impulso y cuidado de la organización de servicios de voluntariado, complementarios a la responsabilidad pública, es un objetivo con múltiples beneficios. La suscripción de convenios de este Ayuntamiento con Nagusilan, Cruz Roja y DYA es el inicio de un lento pero obligado recorrido.

- Donostia y la inmigración, ¿cómo acogemos a los inmigrantes y qué oportunidades les damos?

Ya he apuntado anteriormente que la inmigración en Donostia es un proceso reciente y creciente, pero se está dando de un modo paulatino. Tener una realidad reflejada en un 3% de inmigrantes extracomunitarios, que la mayoría de éstos provenga de países latinoamericanos, contar con una red de atención y acogida - pública y no gubernamental -, recibir mayoritariamente inmigración de origen con lazos coincidentes (religión, idioma), son factores que permiten una visión y una acción municipal (pública y privada) razonable. Especialmente, en un fenómeno en el que las competencias de los Ayuntamientos son nulas en las cuestiones fundamentales (regularización, permiso de trabajo, etc.).

El mensaje central que queremos transmitir es que la inmigración es un fenómeno muy amplio (demográfico, económico, cultural, educativo, etc.) que sólo ocasionalmente se asocia con los servicios sociales (como el resto de la ciudadanía), es decir, no es en absoluto un colectivo intrínsecamente patologizado. Tiene, obviamente, de inicio más dificultades para generarse los recursos que exige una vida social plena, pero tiene una gran voluntad de superarse, participar socialmente, aportar y respetar.

Nuestra decisión como Departamento ante la inmigración es clara, en cuanto que individuos con demanda social, se les atiende como a cualquier persona con esa misma demanda, no se generan servicios específicos de atención (especialmente en esta Comunidad que vincula los servicios al empadronamiento, no a su situación legal). Pero, evidentemente, nos interesa y debemos actuar ante una nueva situación social. Ahí hemos querido analizar en todos sus términos las debilidades y fortalezas de la situación. La hemos estudiado con ellos y con la sociedad de acogida y, fruto de este proceso, se ha elaborado y aprobado un Plan de Inmigración para los próximos tres años.

Una parte de la sociedad donostiarra acoge a algún tipo de inmigración con una mezcla de recelo, interés ambivalente, desconfianza. Pero el titular debería ser que la gran mayoría de la ciudad está acogiendo con naturalidad y permeabilidad un fenómeno que es en sí positivo, y que nos está configurando como una nueva sociedad.

- El Plan Estratégico de Donostia trabaja en varios proyectos relacionados con la Ciudad de las Personas. ¿Qué valoración hace de las estrategias aprobadas en este sentido?

Yo creo que el Plan Estratégico ha identificado los ejes fundamentales del contenido humano y su proyección en esta ciudad. Creo que nos ofrece cauces y orientaciones oportunas para hacernos las preguntas correctas.

En la definición de los proyectos tractores - probablemente no podría ser de otra manera - se identifican líneas de actuación relacionadas con hechos muy concretos y evaluables. En la parte social siempre nos queda la duda de cómo actuar en el cambio social y cultural deseable. Es trabajoso realizar proyectos, ofrecer nuevos servicios, más difícil si debemos hacerlo en coordinación con otros agentes, pero las herramientas de trabajo son identificables y los resultados mensurables. Pero hay cambios necesarios y urgentes de grandes dimensiones en los que se desdibujan las variables operativas sobre las que debemos actuar. Me explico. Hablar de los problemas sociales es hablar en femenino.

Cuando nos acercamos a las Personas Mayores que viven solas, hablamos de mujeres, la pobreza se concentra en dos colectivos femeninos, en el maltrato, e incluso en la desprotección infantil vemos siempre asociada a una mujer, en el cuidado a familiares discapacitados o dependientes es la mujer quien invierte su esfuerzo, las situaciones laborales más precarias se concentran en colectivos profesionales con alta presencia de mujeres.

Es decir, el género sigue siendo hoy un factor de riesgo social en sí mismo. Con todo el trabajo planteado y en desarrollo para lograr una Donostia cohesionada, creo que debemos darnos cuenta de que la inercia de histórica o la percepción de una situación que parece parte del paisaje mental, no pueden hacernos obviar una fragmentación social tan masiva. Ya sé que esto es un problema que compartimos con nuestro entorno social y geográfico amplio, pero estamos en nuestra ciudad y en su Plan Estratégico, y esta debería ser una inquietud obligada.

Impulsamos
Alianzas