Entrevistas

San Sebastián debe aprovechar el entusiasmo de lo local y la apertura a lo universal, sin renunciar a nada

Manuel Cendoya

Director del Parque Tecnológico de Miramón

Manuel Cendoya es el Director del Parque Tecnológico de Miramón y miembro de la Comisión Ejecutiva del Plan Estratégico de Donostia-San Sebastián.

El Parque Tecnológico de Miramón está diseñado para albergar empresas de alta tecnología, centros y laboratorios de I+D, e institutos de servicios avanzados. Es instrumento y motor del desarrollo económico y social de la ciudad. Manuel Cendoya considera que en San Sebastián se desarrollan actividades tecnológicas de primer nivel y que con ilusión, imaginación, rigor y trabajo será cada vez más un referente internacional en el ámbito de las nuevas tecnologías.

- ¿Cuál cree que es la situación actual de Donostia con respecto a las nuevas tecnologías?

 En Donostia se desarrollan actividades científicas y tecnológicas situadas en la vanguardia internacional: física, electroquímica, materiales, multimedia, inteligencia artificial, telemática … son algunos de los ámbitos más destacados. Por otra parte, y en una coyuntura como la actual en la que la tecnología representa uno de los factores esenciales del desarrollo socio-económico de toda sociedad, nuestra ciudad representa un marco más que propicio no sólo para la aplicación de dichas tecnologías al servicio de todos los ciudadanos, sino para su generación y desarrollo.

- ¿Cuáles considera que son los principales puntos débiles o fuertes de la situación de las empresas tecnológicas en Donostia?

En mi opinión, contamos con elementos muy importantes de cara a estos ámbitos. Esta ciudad (y cuando hablo de ciudad muchas veces pienso en Gipuzkoa como ciudad) tiene por ejemplo centros universitarios y tecnológicos de reconocido prestigio, un importante entramado industrial y empresarial, complejos de servicios con enormes potencialidades,.. Ello a su vez trae como consecuencia la existencia de un colectivo de jóvenes bien formados, de personal con experiencia y know-how, de oportunidades para la interrelación y potenciación mutua de las distintas actividades. Y si a eso unimos las condiciones de calidad de vida y medioambientales que disfrutamos y el nivel de equipamientos e infraestructuras que las Instituciones están promoviendo, de ahí se puede deducir que existen un conjunto de elementos muy favorables para el desarrollo de actividades relacionadas con la tecnología.

Evidentemente, existen otra serie de elementos no tan favorables derivados de nuestro tamaño, posición geográfica y situación socio-política. Pero, en mi opinión, precisamente son éstos los que nos deben servir de acicate y estimular nuestra imaginación y nuestra capacidad de tabajo para, no gozando de unas condiciones óptimas en tales aspectos (descentralidad geográfica, falta de concentración de centros de decisión, escasez de suelo, imagen …) lograr superarnos.

Por ejemplo, la limitación de espacio físico para ciertas actividades o la inexistencia de grandes superficies de suelo horizontal debe hacernos pensar en cómo utilizar el que tenemos disponible con vistas a generar en él las mayores dosis posibles de valor añadido. Eso repercutirá evidentemente de forma positiva en el conjunto de la sociedad.

- ¿Se reconoce suficientemente el valor de la tecnología como factor de desarrollo?

A nivel general, y si hablamos en un contexto global, creo que está sobradamente reconocida la importancia hoy en día de la tecnología como factor esencial del desarrollo socio-económico. Una vez dicho eso, creo que sería muy importante también darse cuenta de que la tecnología puede jugar un papel fundamental en el desarrollo local; en concreto, en el de nuestra ciudad. El que existan empresas y centros con puestos de trabajo acordes a la formación recibida y a las cualificaciones obtenidas por nuestro jóvenes, por ejemplo, evitando el que tengan que ir a otras ciudades de mayor tamaño para intentar colocarse, pasa por realizar entre todos una gran apuesta por la tecnología. Y así, en base a todo lo ya existente y reconociendo su valor, unido a lo que se pueda generar y a todo lo que pueda llegar, habría que continuar de forma decidida, compitiendo sin complejos a nivel nacional e internacional, intentando lo mejor para nuestra ciudad.

A mí me da un poco de pena que a veces cueste tanto esfuerzo mental asumir que San Sebastián, además de estar ligada a la imagen tradicional del turismo y calidad de vida (surgida, eso sí, sólo a partir de finales del siglo XIX), puede también jugar un papel muy destacado en ámbitos tan importantes y tan beneficiosos para todos como el de la alta tecnología. La tecnología multiplica el desarrollo económico y el desarrollo económico, a su vez, trae como consecuencia una mayor generación de empleo y riqueza.

- ¿Qué proyectos se han puesto en marcha en Donostia en los últimos años?

Actualmente se está trabajando en proyectos muy avanzados en distintos centros de investigación de nuestra ciudad. A modo de ejemplo, en el Parque Tecnológico de Miramón estamos desarrollando una labor muy intensa, teniendo actualmente en marcha proyectos que están en la vanguardia mundial. Uno de ellos es en colaboración con la Agencia Espacial Europea y la London Symphony Orchestra, en el que estamos utilizando la constelación de satélites de la Agencia Espacial para realizar de forma experimental clases magistrales de flauta y fagot entre Londres y Donostia. Con el líder mundial de la inteligencia artificial y la robótica, el AILab del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) y con su director, Rod Brooks, estamos desde hace cuatro años trabajando en el desarrollo del robot MiReLa.

Este científico, que fue consultado por la Casa Blanca una hora después del atentado de las Torres Gemelas para ver si podía llevar sus robots a las ruinas de la Zona Cero, impartió además una conferencia en el Parque el pasado mes de Junio. Por otra parte, con el Instituto de las Bellas Artes de Viena y el Fraunhofer alemán estamos colaborando en la creación de una plataforma tecnológica interactiva que permita nuevas formas de expresión artística en realidad mixta. Y con la Free University de Amsterdam y el SINTEF noruego estamos creando las bases de la Internet del futuro y de lo que se llama la semantic web. En estos proyectos además invitamos a participar a alumnos destacados de las cuatro universidades presentes en Gipuzkoa (UPV, Navarra, Deusto y Mondragón) a fin de que puedan realizar en ellos sus tesis doctorales y proyectos fin de carrera.

También se han desarrollado operaciones médicas en directo entre París y San Sebastián. La primera retransmisión en directo por Internet de la "Pasión según San Juan" de Bach la realizamos en el concierto que organizamos en Miramón con el Coro y Orquesta de la Universidad de Bonn. Y el concierto que celebramos en la Noche de San Juan de 2001 con la Orquesta Sinfónica de Euskadi fue el primero a nivel mundial en que los músicos de una orquesta se encontraban tocando de forma simultánea pero situados a varios kilómetros de distancia unos de otros, enlazados por fibra óptica y llegando en tiempo real la imagen y el sonido al público. Firmas tan prestigiosas como Omega de Suiza y BMW de Alemania han venido a presentar sus prototipos. Algunos de los principales grupos españoles de biología molecular y biomedicina están empezando a trabajar en Miramón.

 

Creo que sería muy interesante darse cuenta del rango auténticamente internacional de algunos de los centros de investigación y proyectos actualmente en marcha en Donostialdea.

 

- ¿Comparando con otras ciudades de la CAV, de España, e incluso de la UE en qué situación se encuentra Donostia?

Con el cúmulo de circunstancias que nosotros tenemos, Donostia tiene muy buenas oportunidades para seguir teniendo, y cada vez más, un hueco importante en el ámbito de las nuevas tecnologías. La implantación, por ejemplo, en el Parque Tecnológico de Miramón de algunos de los centros de investigación de mayor prestigio mundial demuestra que hoy en día la opción San Sebastián es una opción válida en el ámbito tecnológico a nivel internacional. Es cierto que la competición entre ciudades es enorme, pero a mí, por creer firmemente en ello, me gusta lanzar siempre un mensaje positivo, eso sí, teniendo los pies en el suelo: siendo conscientes de nuestro tamaño y de nuestras posibilidades, no debemos renunciar a nuestras potencialidades.

- ¿Cuál podría ser el aspecto diferencial de Donostia en el ámbito de las nuevas tecnologías?

En mi opinión, y sin descartar otros ámbitos, la actividad tecnológica en nuestra Ciudad girará fundamentalmente alrededor de los materiales, la biomedicina y las tecnologías de la información y comunicación. Dicho esto, para mí Donostia debería aprovechar la mezcla de dos ingredientes: el valor de lo local, el entusiasmo por lo local, unido a la apertura y la grandeza de lo universal, sin renunciar a nada. El momento histórico actual representa todo un mundo lleno de oportunidades. No hay más que moverse por el mundo y abrirse al mundo para tener una cierta visión de las potencialidades que puede aprovechar una ciudad como la nuestra.

- ¿Qué factores son necesarios para seguir siendo una ciudad vanguardista en el ámbito de las nuevas tecnologías?

Por una parte, ilusión, imaginación, rigor y trabajo. Para mí ésa es la base para realizar algo serio. Así se realizó la transformación de San Sebastián en el siglo XIX, así se ha logrado que el Festival de Cine sea uno de los cinco Festivales más importantes del mundo.

Por otra parte, creo que toda la ciudad debería ser consciente de que Donostia puede convertirse en una ciudad referente en ámbitos tecnológicos de primer nivel y que la tecnología, de muy diversas maneras, puede beneficiar a todos los ciudadanos. Cuando se es consciente de que se está bien posicionado en algo, se aspira a mejorar, se define una estrategia, se articulan programas y se concretan mecanismos de actuación con la participación de todos los actores esenciales. Pienso que todo ello sería muy beneficioso para acometer el reto con éxito.

- ¿San Sebastián tiene capacidad de retención de RRHH?

- Si la pregunta se refiere a la capacidad de retener a los jóvenes que salen formados de nuestras universidades, parece bastante lógico afirmar que en la medida en que cada vez haya más centros de investigación y empresas con puestos acordes a la capacidad de nuestros jóvenes mejor formados, mayor capacidad tendremos de retenerlos y de darles oportunidades para vivir y desarrollarse en Donostialdea.

- ¿En qué aspecto, relacionado con la empresa tecnológica, debería incidir el Plan Estratégico?

-Tenemos grandes oportunidades que se deben aprovechar. Y por supuesto, debilidades y problemas que superar. Todas las ciudades tienen las suyas. Sin embargo, y tal como se está realizando actualmente en el marco del Plan Estratégico, cada territorio tiene que ver con qué elementos cuenta, qué papel puede y debe jugar, tiene que analizar lo que le falta, cuáles son sus puntos débiles, tener fe en sí mismo, establecer un proceso de reflexión, de análisis, crear consensos, ilusión colectiva, ... De ahí saldrán las pautas para dirigir, orientar y, en definitiva, crear nuestro futuro.

Impulsamos
Alianzas