Entrevistas

San Sebastián necesita una residencia para científicos e investigadores de diversas nacionalidades

Luis Goenaga

Director general de Fatronik

2007 está siendo un año importante para Fatronik y todas las personas que trabajan en este centro de investigación. A la venta de la licencia de explotación de uno de sus robots (Quickplacer, el más rápido del mundo), se suma la inauguración de su nueva sede en Miramón y las previsiones de crecer un 80% con respecto a 2006.

Todo ello, sin olvidar, que Fatronik es una Fundación privada sin ánimo de lucro y que la mayor parte de sus beneficios servirán para seguir invirtiendo en I+D+I.

- ¿Cómo se presenta el futuro de Fatronik, cúales son las expectativas de cara a los próximos años?

Partimos de que en los últimos 8 años hemos hecho una reflexión estratégica que nos ha llevado a identificar dos unidades de negocio. La unidad de negocio de sistemas industriales y la unidad de salud. Esta última se puso en marcha hace aproximadamente 5 años y se centra en el desarrollo de nuevas tecnologías en el ámbito socio sanitario y fundamentalmente en el entorno del envejecimiento y la discapacidad.

Las expectativas son muy buenas para este año. Nos encontramos, ahora mismo, en una fase de fuerte crecimiento, más o menos, me atrevería a decir que estamos creciendo un 80% con respecto al periodo 2006.

Otro aspecto relevante es que estamos en un proceso de adhesión con Inasmet-Tecnalia y que esperamos que culmine a lo largo de este año.

- Uno de los principales objetivos de Fatronik es transformar el conocimiento en negocio y dicho así, parece sencillo, pero ¿cómo se consigue?

Es un binomio, personas y compromiso. Ese es el entorno clave.

Fatronik ha hecho de la cultura del servicio un motor de transformación interna. En esta casa todo lo que hacemos está orientado a tener un impacto en términos económicos, de competitividad y de valor. Fatronik es un elemento transformador al servicio de la sociedad y ese es nuestro empeño desde el primer día del año hasta el último

Hoy en día el conocimiento se nos supone, a los centros de investigación, a las empresas en sus ámbitos. El “cómo” se hacen las cosas es un factor claramente diferenciador con respecto a otras empresas.

Fatronik tiene un conocimiento pero sobre todo en estos últimos años ha desarrollado  una estrategia en el contexto de la búsqueda de nuevos modelos y nuevas formas de contactar con el mundo empresarial.

Que trabajemos la transversalidad tecnológica, es decir, que transfiramos nuestro conocimiento de un sector como el de la maquina-herramienta a otro como es el sector de la salud es muy relevante. O que trabajemos con un grado de deslocalización, de nuestros centros de conocimiento en otros países, es un elemento diferenciador. Con todo ello conseguimos el valor, que no lo fijamos nosotros, sino nuestros clientes.

- Las próximas décadas estarán marcadas por un creciente envejecimiento de la población lo que implicará también nuevas enfermedades y un mayor número de ciudadanos con discapacidades. Fatronik cuenta con una sección dedicada a la salud  con distintos ámbitos de actuación. ¿Cuáles son los proyectos en lo que se trabaja actualmente y cual sería su aplicación?

 Euskadi, entre otras cosas, es el segundo país  más envejecido del mundo, después de Japón.

Nosotros, cuando hace cinco años, abordamos el tema del entorno de salud, lo quisimos hacer de una forma diferente. Hemos promovido una iniciativa novedosa denominada FIK. Es un centro que trabaja el entorno del envejecimiento y la discapacidad. La gran diferencia que tiene con respecto a los proyectos de este ámbito es que es una actuación tecnológica que está soportada por financiación privada. Por otro lado, es una iniciativa con una estabilidad financiera importante con un presupuesto de 50 millones de euros a 10 años y  60 científicos e investigadores de reconocido prestigio internacional. El centro FIK se construye sobre dos grandes ámbitos. Por un lado, está el tema de las TICs (Tecnologías de la Información y la Comunicación) y por otro la Ingeniería Biomédica y ambos se combinan con dos espacios científicos como son la gerontecnologia y la neurociencia.

En este marco, pretendemos dar resultados a la sociedad en cuatro líneas generales. Las limitaciones en el hogar, la prevención de la dependencia, la rehabilitación y la compensación de discapacidades de carácter motor, y rehabilitación y compensación de discapacidades de carácter cognitivo.

Actualmente se trabaja en el exoesqueleto, el control de movimiento en 2D.

- Siguiendo con este ámbito de actuación recientemente se ha firmado un convenio de colaboración con el Instituto Guttmann dedicado a la asistencia de pacientes con paraplejia y tetraplejia y que cuenta con una experiencia de más de 35 años. ¿Qué supone este acuerdo para Fatronik y cuáles podrían ser sus resultados?

Un denominador común dentro del programa FIK es la interdisciplinaridad y la complementariedad.

Nosotros somos tecnólogos y para desarrollar tecnología en este ámbito necesitamos una colaboración estrecha con entidades gerontológicas.  Hemos diseñado todo un espectro de colaboraciones internacionales que van desde Japón a EEUU  pasando por Europa. El Instituto Guttman es una de estas entidades con la que hemos firmado un convenio de colaboración en esta materia. Para nosotros lógicamente es una referente y con ellos colaboramos en el tema del exoesqueleto. Es un elemento que se acopla a un miembro inhábil  que puede tener una persona y que le permite incrementar la fuerza.

- El centro de investigación tiene su central en el Parque Tecnológico de Miramón desde hace unos meses. ¿Qué ventajas presenta esta nueva sede además de más espacio y mejores instalaciones?

De puertas para dentro, es sin lugar a dudas, la mejora del espacio, la capacidad y la disponibilidad. De puertas para fuera, el entorno natural del parque, sus infraestructuras, la proximidad de generar vínculos con entes universitarios y tecnológicos suponen un importante aporte a la actividad investigadora de Fatronik.

Asimismo,  la imagen que da  este nuevo emplazamiento es también muy positiva. Nos movemos en proyectos internacionales y por lo tanto es importante contar con unas buenas instalaciones.

-¿Qué le pediría a la ciudad para poder desarrollar mejor sus iniciativas en el ámbito tecnológico?

En este momento, los centros tecnológicos, en general, incorporamos perfiles científicos y tecnológicos de muchas personas que provienen de otras áreas geográficas. Nosotros estamos incorporando investigadores de países como Francia, Suiza, La India, EEUU. Estamos en una fase de crecimiento importante que nos lleva a ampliar la plantilla de Fatronik de 80 personas que tenemos ahora a 25 personas más para final de año.

Supone un impacto importante y además con perfiles que no se encuentran habitualmente aquí. En este contexto, San Sebastián ofrece un entorno agradable, y produce mucha ilusión en la gente la posibilidad de venir a vivir aquí. Pero, a nadie se le escapa, que San Sebastián necesita de infraestructuras para recibir este tipo de perfiles. Científicos, investigadores de diversas nacionalidades que puedan venir, solos, con pareja o acompañados de sus familias etc. Y que suponga también un punto de encuentro y de intercambio para ellos. El tema de construir una residencia habría que tratarlo en profundidad desde el Plan Estratégico y desde el ayuntamiento. Entendemos que ahí se debería hacer un esfuerzo y ya hemos mantenido algunos contactos al respecto. Que luego fuera dentro del núcleo urbano de San Sebastián, en el Parque Tecnológico de Miramón mismo etc. sería cuestión de analizarlo. La repercusión para la ciudad es importante, qué estas personas vengan aquí y que contemos con su conocimiento es bueno. También repercute en el tejido industrial de Gipuzkoa y del entorno de San Sebastián.

¿Cómo valora las estrategias y proyectos aprobados por el Plan Estratégico en el ámbito de I+D+I?

La valoración, sin lugar a dudas, es positiva. Las dos líneas identificadas, la Ciudad de la Creatividad y de la Innovación y la Ciudad Científica y Tecnológica, marcan un contexto claro. Veo muy positiva la creación de infraestructuras, los intercentros, impulsar nuevos centros como se está haciendo. Fomentar el emprendizaje, así como todas las actuaciones identificadas en el plan en el ámbito de la salud. Son estrategias positivas y perfectamente alineadas con las necesidades de hoy en día y con una ciudad moderna e innovadora.

FATRONIK, 20 años dedicados a la investigación

Fatronik se constituyó en 1986 desarrollando inicialmente actividades industriales del sector de la maquina-herramienta. En 1999 decide ampliar su ámbito de actuación y se convierte en Fundación  registrando sus dos primeras patentes.

Fatronik es un centro de  investigación especializado en la generación de dispositivos inteligentes, que requieren de la integración de distintas tecnologías. Cuatro son sus áreas de investigación. Fabricación y automatización, Robótica industrial y de servicio, Desarrollo sostenible y Tecnologías para la salud.

Recientemente ha firmado un convenio con el Instituto Gerontológico Matía y el centro de investigación Vicomtech que permitirá buscar soluciones al creciente envejecimiento de la población y al aumento de las discapacidades.

Impulsamos
Alianzas