Entrevistas

Valoramos mucho a la persona que está delante por eso usamos la empatía y damos el trato que quisiéramos recibir

Marilu Fernández

Jefa del Negociado de Altza

La Oficina Municipal de Altza facilita cualquier gestión municipal a los ciudadanos. Está situada en la Plaza de San Marcial, en el edificio del antiguo ayuntamiento altzatarra y junto a la Iglesia.

Marilú Fernández trabaja aquí desde 1966. Asegura que ella es de la antigua escuela y que en esta Oficina se da prioridad al trato y al respeto por el tiempo y el dinero de las personas.  

 - ¿Cuál cree que es la situación actual de la Oficina Municipal de Altza?

Además de las funciones que lleva a cabo Argibide, en el hall del Ayuntamiento, hacemos registro, padrón y atención al ciudadano en materia financiera.

Hace pocos meses ha asumido la Jefatura del Servicio de Atención Ciudadana Arantxa Lertxundi, se está poniendo al día a una velocidad impresionante y estamos en un momento de conocimiento y de puesta en marcha de herramientas como la nueva página web www.donostia.org, donde se intenta hacer más accesible la información al ciudadano.

- ¿Qué funciones lleváis a cabo? ¿Cuántas personas trabajáis y qué funciones desempeñáis cada uno?

  • Ayudar a rellenar impresos;
  • Certificar los permisos de los padres para que vayan los menores al extranjero;
  • Empadronamientos;
  • Dar cualquier certificado o información municipal;
  • Tramitar el bonobús;
  • Recoger las quejas y sugerencias de la calle;
  • Ofrecer información e instancias para hacer obras en las casas y para poner terrazas en los bares;
  • Dar duplicados de los recibos municipales;
  • Ofrecer solicitudes e información para rehabilitar viviendas y para colocar ascensores;
  • Tramitar los papeles de parejas de hecho;
  • Dar horas para las bodas civiles de alcaldía;
  • Dar permisos para entrar en Artikutza;

Es decir, realizamos cualquier gestión municipal o extramunicipal.

Le damos mucha importancia a la persona que está delante porque , a fin de cuentas, nosotros estamos para ofrecer un servicio a los ciudadanos y nuestro sueldo sale de su dinero. Nos da mucho coraje decirle que no le podemos ayudar o que tiene que esperar una semana… por eso, siempre que podemos, intentamos solucionar lo que nos piden.

Trabajamos tres personas, Mª Eugenia Lazcanotegi es administrativa y las dos hacemos los mismos trabajos administrativos, aunque la responsabilidad sea mía. Paco Pérez es el conserje y además da certificados de empadronamiento e información.

-¿Cuáles son las solicitudes más frecuentes?

Quizá empadronamientos y cualquier tipo de certificado. Pero además aprovechamos cualquier visita para informar, si viene una madre le hablamos de las ayudas del Gobierno Vasco para familias numerosas, si entra un jubilado le facilitamos información sobre las ayudas de Bienestar Social… Y por otro lado, si nos piden información sobre transporte o de otros municipios de Euskadi se la buscamos por internet.

Aunque parezca mentira, a menudo nos llaman franceses para pedir información relacionada con la ciudad. Por lo visto, el teléfono de Argibide comunica y lo intentan en nuestro número.

En todos estos años nos ha pasado de todo… hace años vino un argentino buscando a unos familiares que vivían en un caserío de Altza, conseguimos hablar con ellos y les pusimos en contacto. Un día vino un peregrino alemán que estaba haciendo el Camino de Santiago y quería que le pusiéramos el sello. Otra vez nos llamó una monja que estaba en el Boulevard y quería visitar a una sobrina pero no sabía cómo llegar hasta el barrio, le dijimos qué autobús tenía que coger, le esperamos en la parada y le acompañamos hasta la casa de su sobrina. En estos casos, si estamos ocupados, le decimos que venga fuera de horas de trabajo para poder ayudarle. Creemos que eso es realizar una función pública.

-¿Cuál es el perfil de la persona que solicita vuestros servicios?

Es muy variado. Vienen personas de todas las edades pero casi siempre con un gran desconocimiento de todo lo relacionado con la Administración, ésta es la realidad social de Altza. Todavía hay gente que viene y nos dice que no sabía que existía esta oficina. Alguna vez viene gente del centro porque aquí no hay colas, se puede aparcar bien y el trato le resulta más cercano.

-¿Cuáles considera que son los principales puntos débiles y/o fuertes de la situación de la Oficina Municipal de Altza?

En estos momentos no podríamos hablar de puntos débiles. Las cuestiones técnicas están solucionadas, nos han colocado fibra óptica… De todas maneras, un administrativo más no nos vendría mal porque tenemos más voluntad que otra cosa. Quizá la carencia que más acusamos es el desconocimiento del resto de servicios municipales y la falta de coordinación, aunque ahora estos problemas estén encaminados.

En cuanto a puntos fuertes creo que nuestra atención no es sólo al ciudadano, sino a la persona.

-Comparando con otros Servicios de Atención Ciudadana, ¿en qué situación se encuentra éste de Altza/Donostia?

Comparando con el de Irún, porque es el que más conozco, aquél está mejor, es más completo. Por ejemplo, vas con una queja porque te han cobrado más y aquí te enviamos a la Oficina del Consumidor, allí te lo gestionan ellos directamente.

- ¿En qué aspecto relacionado con la Oficina Municipal de Altza debería incidir el Plan Estratégico?

El Plan Estratégico puede ayudar a cambiar un poco el esquema cultural de los funcionarios. Hay que olvidarse de viejos esquemas, desaprender en una palabra, en función siempre de las necesidades de la gente. El lenguaje administrativo debería ser más comprensible, más llano. Y estaría muy bien también que esta Oficina de Información de Altza se mencionara en los documentos del Plan como una iniciativa con mucha voluntad.

 

 

Impulsamos
Alianzas