Actualidad

El desafío demográfico y la respuesta de las ciudades

El curso de verano que finalmente se desarrolló, el 30 de noviembre, abordó desde diferentes perspectivas el reto que como sociedad tenemos en el ámbito demográfico. El Palacio Miramar acogió  la jornada dirigida por Bilbao Metropolí 30 y la Oficina de Estrategia de Donostia/San Sebastián en el marco de los Cursos de Verano de la UPV-EHU.

Previous Next

Tasas de natalidad lejanas a sostener el sistema, alta esperanza de vida que implica una población envejecida o muy envejecida, ausencia de conciencia social y política de la difícil situación demográfica y la necesidad de actuar en consecuencia hoy, ya, para que los efectos de las medidas se den en el medio largo plazo, quedaron sobre la mesa en una curso que contó con expertos y expertas en materia de empleo, diversidad, sistema sociosanitario, envejecimiento, salud, políticas de natalidad…

En boca de todas las personas participantes estuvo la necesidad de abordar la situación con perspectiva de género.

Kepa Korta, director de la Oficina de Estrategia expuso en su ponencia el escenario complicado al que deberemos hacer frente en las próximas décadas, con una pirámide de población prácticamente invertida. Entre 2014 y 2050, cuarenta países y regiones decrecerán mientras que nueve países (Estados Unidos, Etiopía, India, Indonesia, Nigeria, Pakistán, República Democrática del Congo, Tanzania y Uganda) concentrarán más de la mitad del aumento de población proyectado en el planeta.

Ante esta situación Korta planteó algunas de las recomendaciones que desde la Unión Europea se realizan en materia demográfica. Tales como mejores condiciones para las familias y la renovación demográfica (políticas de conciliación e igualdad de género), más empleos y vidas laborales más largas, asegurar la sostenibilidad de las finanzas públicas a través de reformas en los sistemas sociales, pensiones, asistencia sanitaria y otras, la promoción el envejecimiento activo, con un papel preponderante de las personas mayores, estrategias globales e integrales de primer nivel en las agendas políticas de los países. En definitiva, abordar una reflexión serena sobre la sostenibilidad del sistema del Estado del Bienestar en general y del sistema de Pensiones en particular.

Ana Sancho, responsable del área de revitalización y comunicación de Bilbao Metrópoli 30 centró su ponencia en las políticas de natalidad llevadas a cabo en los últimos años en Suecia, país modelo a seguir en la materia.

En esta línea, aportó interesantes datos para mostrar porque Suecia es, hoy día, un país “family friendly”, y lo es abarcando todas las facetas de la vida y no  solo el ambito del trabajo.  Cabe destacar las políticas de natalidad, con bajas maternales de 16 meses, la gratuidad universal de la educación pública que va desde la educación primaria hasta la universidad, las bajas por paternidad con un salto cuantitativo del 6% al 80% en los últimos años y un extenso recorrido, que permite a las mujeres afrontar sus carreras profesionales en igualdad de condiciones a los hombres. Actualmente, el 77% de las mujeres residentes en Suecia trabajan fuera de casa.

José Miguel Ayerza, secretario general de ADEGI expuso la situación del mercado del empleo desde la perspectiva de las empresas guipuzcoanas con datos sobre la mesa de estudios llevados a cabo por la patronal guipuzcoana en 2015.

Ayerza apuntó los principales retos a futuro en este ámbito. Abogó por una “nueva cultura de empresa” con proyectos empresariales en los que se dé un compromiso por parte de la empresa y del trabajador, y con una clara determinación por la conciliación y la igualdad de género. Destacó la necesidad de la formación continúa y la recualificación sobre todo de cara a la juventud. Además subrayó la necesidad de atraer a personas altamente cualificadas para cubrir la demanda de puestos de trabajo que ya, hoy día, tienen las empresas guipuzcoanas.

Por su parte, Iñaki Berraondo director de Planificación del Departamento de Salud del Gobierno Vasco, planteó  desde el ámbito socio-sanitario el desafío al que se enfrenta la Comunidad Autonoma Vasca con cada vez más personas con enfermedades crónicas y degenerativas y en consecuencia alto grado de dependencia.

Berraondo, incidió en el hecho de que es necesario cambiar y adaptar el modelo sanitario a esas variables demográficas y epidemiológicas para afrontar la  insuficiencia financiera. En este sentido, puso sobre la mesa algunas acciones y actuaciones que se están dando ya en el ámbito socio-sanitario con buenos resultados. Es el caso de la creación de nuevos roles en el servicio sanitario para una atención integral y transversal entre los servicios sociales y los servicios de salud y la creación de un marco de referencia para la atención integrada en Euskadi.

Myrtha Casanova, fundadora del Instituto Europeo para la Gestión de la Diversidad, fue la encargada de cerrar la sesión matinal del curso de verano. Su exposición puso la atención en la diversidad cultural, declarada patrimonio de la humanidad por la Unesco en 2001.

En esta línea, Casanova subrayó la necesidad de “gestionar la diversidad como un  imperativo empresarial y no como una moda pasajera” y matizó que la gestión de la diversidad en regiones y ciudades “crea un desarrollo sostenible entre los recursos naturales y las expectativas de sus residentes” con resultados favorables mediante la gestión de personas en la empresa, al mismo tiempo que mejora las relaciones con los agentes del entorno.

Por la tarde, Eguzki Urteaga, doctor en Sociología  y profesor en la UPV-EHU,  abordó la problemática demográfica desde la perspectiva de las políticas de natalidad. En este contexto, expuso un escenario bastante desalentador. Tasas de natalidad lejanas a sostener el sistema, alta esperanza de vida que implica una población muy envejecida, ausencia de conciencia social y política ante la difícil situación demográfica y la necesidad de actuar en consecuencia hoy, ya, para que los efectos de las medidas se den en el medio-largo plazo.

Urteaga aseguró que una tasa de natalidad aceptable es un indicador de confianza y apuesta de futuro de un país. Sin ésta, el futuro del país está hipotecado.

Ante este escenario, Urteaga abogó por diversas medidas de cara a aumentar la tasa de natalidad en Europa. Facilitar la emancipación de la gente joven a una edad más temprana que la actual (media de 34 años en España, 20 años en Suecia y 22 años en Francia), políticas en materia de vivienda que permitan esa emancipación, armonización entre horarios laborales y escolares, conciliación, igualdad de género, y sobre todo enteder que las políticas familiares son una inversión a futuro y no un gasto.

Silvia Urra, experta en edificación y proyectos de I+D relacionados con el envejecimiento de la población de TECNALIA, profundizó en las respuestas que desde el urbanismo, la vivienda y los entornos urbanos se están dando ante el cambio demográfico. El 83% de las personas mayores en Euskadi quiere vivir y envejecer en su casa, por ello, es prioritario contar con un parque de viviendas que se adapten a las nuevas necesidades según expuso.

En este contexto, Urra detalló un análisis de tipologías edificatorias llevado a cabo en Ermua recientemente. El objetivo del proyecto fue generar un manual de intervención en vivienda que permita recopilar un compendio de datos para facilitar esa adaptación de las viviendas a las necesidades de las personas.

El curso finalizó con una mesa redonda en la que participaron Ana Sancho, de Bilbao Metrópoli 30, Olga Elena Oteiza, en nombre del Ayuntamiento de Vitoria/Gasteiz y Kepa Korta, representando a la Oficina de Estrategia de Donostia/San Sebastián.

 

Suscríbete a la newsletter

Aporta tus ideas

Este espacio es tuyo: ¡PARTICIPA!

Queremos recibir tus ideas, conocimiento, sugerencias, críticas, aportaciones…. Háznoslas llegar a través de este formulario.

Impulsamos
Alianzas