Actualidad

El Consejo Social celebra un encuentro extraordinario sobre la respuesta de la ciudad ante el COVID-19

Agentes del ámbito económico y empresarial, cultural, deportivo y movilidad y del socio-sanitario reflexionaron sobre las medidas y consecuencias de la pandemia en una sesión histórica del máximo órgano consultivo de la ciudad.

Previous Next

El Kursaal donostiarra se convirtió ayer en el escenario el primer Consejo Social celebrado con carácter extraordinario y en formato monográfico bajo el título de “La respuesta de la ciudad ante el COVID-19”.

El acto, que se celebró bajo las correspondientes medidas de seguridad, arrancó con la intervención del alcalde de Donostia / San Sebastián. Eneko Goia comenzó su intervención destacando el papel del Consejo Social en un contexto como el actual e hizo alusión a la situación inédita a la que se enfrenta la mayor parte del mundo, en cuanto a las perspectivas sociales y económicas. En este sentido añadió que “Donostia / San Sebastián no es una excepción, y urge realizar un diagnóstico certero de la situación en la que nos encontramos -fortalezas y amenazas- y, sobre todo, definir unas líneas de acción para afrontar como ciudad la nueva situación”. El alcalde situó al Consejo Social, como máximo órgano de participación y encuentro de las instituciones y la sociedad civil de nuestra ciudad, como “el foro en el que se debe producir este debate y del que se deben extraer una serie de ideas y propuestas para el corto y medio plazo”. “Los diferentes sectores representados deben realizar sus aportaciones y, del intercambio de propuestas, debe surgir una estrategia de ciudad en tres ámbitos: el sanitario y sociosanitario; el social y cultural; y sobre todo, el de la reconstrucción económica”, añadió.

A continuación, la sesión se dividió en tres bloques temáticos que tuvieron como protagonistas a diversos agentes de la ciudad que pusieron sobre la mesa las reflexiones, la respuesta y las necesidades ante la crisis en sus correspondientes ámbitos. El primero de ellos estuvo dedicado al sector de economía y empresa y contó con la intervención, en primer lugar, de Isabel Aguirrezabala. La directora de San Sebastián Turismo-Donostia Turismoa S.A. subrayó la preocupación por la crisis que están padeciendo las empresas del sector turístico y realizó un llamamiento a la necesidad de posicionar a Donostia / San Sebastián como un lugar seguro. “Ningún destino puede autodenominarse COVID free, pero sí estamos preparados para aplicar el correspondiente protocolo”, señaló.

Iñigo García, gerente de San Sebastián Shops, por su parte, incidió en la necesidad de concienciar a los y las consumidoras donostiarras sobre el consumo local, “unas compras que darán vida a nuestras calles y barrios”. Iñaki Martínez en representación de la Federación Mercantil de Gipuzkoa se pronunció en la misma línea y aseguró que antes del verano el comercio estará totalmente preparado para ofrecer una imagen de seguridad.

Desde ADEGI Paul Liceaga, Director de Asociaciones Sectoriales puso el foco especialmente en el sector hotelero, si olvidarse de otros sectores como el de la construcción como “sector tractor de empleo” e hizo un llamamiento a reflexionar y a replantear la supresión de ciertas inversiones, así como a agilizar los trámites en este ámbito para que la actividad del sector se pueda llevar a cabo.

Amaia Bernarás, gerente del Parque Científico y Tecnológico de Gipuzkoa puso en valor la labor y colaboración de las empresas del Parque durante la pandemia y lanzó un mensaje de ánimo: “la Ciencia, la Tecnología y la Innovación han sido tractores y han sobrevivido y lo están haciendo de manera positiva”.

Por último, Kino Martínez, secretario general de la Asociación de Hostelería de Gipuzkoa mostró su preocupación por la situación en la que se encuentra el sector hostelero debido, entre otras cosas, a los cambios de consumo y a la reducción de flujos turísticos y solicitó, entre otras cosas, apoyo económico y financiero, fomento del consumo y la apuesta por un turismo basado en la cultura, gastronomía y el deporte. En respuesta a la cuestión planteada por una de las asistentes, además, reconoció que el sector inmigrante va a ser probablemente uno de los más afectados en este ámbito, pero puso en valor la labor de integración que realiza el sector hostelero en este sentido.

En un segundo bloque sobre cultura, deporte y movilidad, Oihana Zarra, gerente de Tabakalera, destacó el papel de la cultura durante el confinamiento y la importancia del centro cultural contemporáneo como generador de proyectos que beneficien al sector cultural y a la ciudadanía.

Andoni Iraola por parte de la Real Sociedad, reivindicó la labor social que realizan los clubes de fútbol base y los clubes deportivos en general y solicitó ayuda para ellos. Añadió, asimismo, que en la Real Sociedad están reflexionando sobre cómo aportar en el desarrollo de la ciudad.

Fernando Díez, presidente del BERA BERA R.T. Club Deportivo, por su parte, fue más crítico y se mostró muy preocupado por la situación actual de los clubes y reivindicó la creación de un grupo de trabajo en la ciudad que se preocupe por los mismos y que atienda su situación y sus necesidades. “En definitiva, un grupo de trabajo que trabaje por la Donostia del deporte”, añadió.

El director gerente de DBUS, Igor González, apostó por la movilidad urbana como entorno seguro y por el transporte público como “la herramienta fundamental que las administraciones van a tener para evitar el colapso de las ciudades y como sector tractor que va a permitir cambiar el modelo de las ciudades y hacerlas más sostenibles”.

En un último apartado dedicado al ámbito socio-sanitario intervino, en primer lugar, Pilar Lekuona. La presidenta de COEGI y vicepresidenta del Consejo Social habló, entre otras cosas, de “la tremenda huella psicoemocional” que ha dejado la pandemia en la sociedad e insistió en la importancia de invertir en salud. “Invertir en salud es invertir en todo lo demás”, sentenció.

Itziar Pérez, directora-gerente de OSI-Donostialdea, fue tajante en su mensaje a la hora de solicitar prevención a la ciudadanía y apelar a la responsabilidad: “no hay vacuna, no hay tratamiento, únicamente nos queda la prevención: mascarilla, distancia social y lavado de manos”. Aseguró que durante la crisis, el objetivo ha sido en todo momento dar una respuesta asistencial adecuada y segura frente al COVID-19, tanto para pacientes como para profesionales, a fin de controlar el impacto de la pandemia en OSI-Donostialdea y en la sociedad de Gipuzkoa. Asimismo, aseguró que en estos momentos se encuentran trabajando en el “Plan de Prevención Covid Zero”, pero en un escenario en el que sigue primando la incertidumbre.

Eva Salaberria responsable de Donostia Lagunkoia explicó la labor realizada por el grupo motor y, entre otras aportaciones, subrayó la necesidad de gestionar y trabajar el entramado emocional y la preocupación de manera colectiva para evitar su patologización.

En el ámbito de la salud también Elena Lukin, directora de intervención social de Cruz Roja Gipuzkoa presentó la campaña “Cruz Roja responde” dirigida a personas en situación de vulnerabilidad frente al coronavirus y, entre otras cosas, llamó a aprovechar el “input” solidario por parte de la ciudadanía y agentes sociales para colaborar en las intervenciones de ayuda social en Donostia / san Sebastián. “La colaboración ciudadana es fundamental”, aseguró.

Arrate Echezarreta de Hirukide situó a la familia como “refugio social de la ciudadanía ante las crisis” y mencionó la conciliación como una de las mayores preocupaciones a la que se han enfrentado las familias en esta crisis, además de las dificultades económicas y las consecuencias emocionales.

Por último, Amaia Lasheras del Consejo de Igualdad y de la Asociación Arrats Elkartea, alabó la labor del Ayuntamiento durante la apertura de los albergues y, a pesar de las numerosas consecuencias negativas derivadas del COVID-19 en sectores como la economía sumergida, concluyó su intervención con un mensaje positivo asegurando que la crisis también ha sido una oportunidad para hacer las cosas de otra manera y que “otro mundo es posible”.

El acto, que estuvo presidido por Daniel Zulaika como presidente del Consejo Social, finalizó con una síntesis del mismo por parte de Kepa Korta. “Coordinarnos, cohesionarnos, conectarnos, cooperar, la importancia de la coordinación entre las instituciones, la importancia de la prevención. Esto no ha terminado y un mensaje básico y de optimismo: esto que hemos podido hacer entre todos, es otra oportunidad para hacer las cosas de otra manera, otro mundo es posible. Miremos el futuro con optimismo y cambiemos. Profundizar en un cambio de modelo es la enseñanza”, sentenció el director de la Oficina de Estrategia de Donostia / San Sebastián.

La sesión completa está disponible en el siguiente enlace.

Suscríbete a la newsletter

Aporta tus ideas

Este espacio es tuyo: ¡PARTICIPA!

Queremos recibir tus ideas, conocimiento, sugerencias, críticas, aportaciones…. Háznoslas llegar a través de este formulario.

Este sitio está protegido por reCAPTCHA y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google.
Impulsamos
Alianzas